Cuando tu papá ilustrador es un put* genio